Garage Sound Festival: Nashville Pussy

Tras un espectáculo de las performers inglesas “Fuel Girls” y sus malabarismos con fuego, la primera edición del Garage Sound llegaba irremediablemente a su fin con la actuación de los americanos Nashville Pussy.

Con más de 20 años de carrera a sus espaldas y varios buenos discos de hard rock con toques sleazy y tintes glam facturados eran el final perfecto para un evento tan rockero y con olor a gasolina quemada. Gran parte del público no lo entendió así y el cansancio acumulado de las dos intensas jornadas vividas provocó una desbandada generalizada de gente hacia la salida del auditorio tras el concierto de Thunder.

Los de Atlanta no se amilanaron y salieron a escena iniciando el show a todo gas con “Everybody´s fault but mine”, canción que abre su último disco de estudio “Up the dosage”, y con la más antigua “Piece of ass” provocando los primeros escarceos y bailoteos entre el escaso público.

La mayor parte del peso de la descarga de Nashville Pussy recayó, como no podía ser de otra forma, en el matrimonio fundador del grupo: el carismático Blaine Cartwright, que a pesar de dar la impresión de estar más estático que en otras ocasiones, tuvo sus momentos de locura encima del escenario, bourbon en mano, que llegó a beberse a largos tragos desde su propio sombrero (quién necesita un cuerno vikingo cuando tienes un sombrero tejano impermeable??.. qué grande!!). Su rasgada y peculiar voz, aunque a un volumen algo bajo, sonaba como el complemento ideal a los riffs que destripaba la guitarra de Ruyter Suys, su partenaire dentro y fuera del grupo desde 1996.

El sonido era algo sucio, pero cañero y potente, como debe sonar un grupo de estas características, y nos permitió disfrutar con la suficiente nitidez de cañonazos como “Pillbilly Blues”, “I´m so high” o “Going down swinging” con Ruyter a lo suyo riff tras riff, solo tras solo, mientras agitaba sin descanso su larga melena rubia sin parar de moverse ni un momento, recordando a un tal Angus Young.

Dieron por finalizado su concierto con una de sus mejores canciones: “Good night for a heart attack” del que quizá sea su disco más completo, “Get some!” (2005); dejándose en el tintero algún que otro tema normalmente infaltable en sus descargas en vivo como son “Struttin´Cock”, “Why, Why, Why” o “Go motherfucker go”. El público tampoco insistió mucho en que el show continuara y así, pasadas las tres de la madrugada, los Nashville Pussy dieron por concluido el bolo no volviendo a salir a escena para un eventual bis.

Terminaba el Garage Sound Festival, evento realizado con mucho mimo por parte de la organización, algo que se notó en numerosos aspectos a lo largo del fin de semana: contó con un gran elenco de artistas, el buen sonido fue la tónica habitual, así como un más que suficiente despliegue de iluminación con juegos de luces varios en escena y dos grandes pantallas alojadas a ambos lados del escenario. También nos deleitaron con interesantes shows relacionados con el mundo del motor; todo ello en un ambiente distendido, sin sufrir las típicas interminables colas a la hora de conseguir bebida, comida o ir al baño.

Ojalá el año que viene tengamos una segunda edición del Garage Sound Festival. Estaremos atentos porque seguro que merecerá mucho la pena.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.