Leyendas del Rock 2017: Fiesta de bienvenida

Un año más nos desplazamos hasta Villena (Alicante) para asistir a una de las citas obligadas para todos los amantes del hard rock y el metal de nuestro país; el Leyendas del Rock es un festival con solera y mucho calado, no en vano esta era su duodécima edición y contaba con un espectacular cartel de bandas tanto nacionales como internacionales. Tanto es así que ya simplemente en la fiesta de bienvenida (como se le denomina a la primera jornada desde hace años) se incluía una banda que podría perfectamente ser cabeza de cartel de cualquier festival europeo como son los suecos Amon Amarth. Tal era la avalancha de gente que se preveía que este primer día, tradicionalmente gratuito, pasaba a costar unos simbólicos 5 euros para todos aquellos que no poseyeran el abono del festival, con el objetivo de disuadir a los eventuales despistados o curiosos y no sobrepasar el aforo establecido, condición indispensable para poder disfrutar de cualquier evento sin riesgo para la integridad física de los asistentes.
Villena nos recibió con amenaza de lluvia y una cola interminable de gente para conseguir la ansiada pulsera que te permite el acceso al recinto. Cuando entramos al Polideportivo estaban finalizando su descarga las chicas de Thundermother y , a pesar de ser solo las seis de la tarde, ya había numeroso público agolpándose frente al escenario “Jesús de la Rosa” dispuestos a saborear la caña y excelente técnica de los thrasers albaceteños ANGELUS APATRIDA:


Basaron su show en su último disco del 2015 “Hidden Evolution”, del que cayeron hasta cuatro temas (“Immortal”, “End Man”, “First world of terror” y “Serpents on Parade”) y en su segundo álbum “Give´em war” que, como insistió Guille recordándonoslo en varias ocasiones, cumple diez años y van a tocar íntegro en una gira conmemorativa por varias ciudades españolas en los próximos meses; y así, “Vomitive”, Thrash Attack” y la propia “Give´em war” fueron de las canciones más celebradas por el público con sendos pogos y circle pits.
Con la inclusión de “Versus the World”, “Of men & tyrants” y “You are next!” consiguieron no dejar en el ostracismo ninguno de sus 5 Lps, resultando un set list bastante equilibrado.
El sonido, sin ser especialmente bueno en ningún momento, sí fue lo bastante aceptable como para poder disfrutar de la intensidad y buen hacer sobre las tablas que desprenden estos ” cuatro jinetes de Albacete”. Se notó que son muy queridos y prometieron volver el año que viene con material nuevo grabado.
Tras ellos era el turno de LAST IN LINE:


El concierto de Last in Line nos trajo a la mente de todos y cada uno de los que estábamos allí el recuerdo de Ronnie J. Dio, con canciones tan míticas como “Stand up & shout”, “Holy Diver” o (una de las más coreadas y bailadas) “Rainbow in the dark”. Los temas propios de la banda, de su “Heavy Crown”(2016), también tuvieron gran acogida, como “Devil in me” (tema que abre dicho álbum) o el emotivo “Starmaker”, dedicado por la banda al fallecido bajista Jimmy Bain y con el guitarrista Vivian Campbell soleando mirando constantemente al cielo.
Señalar que el sonido fue buenísimo, como con casi todos los grupos que pasaron por ese escenario “Azucena” a lo largo del festival. Otros dos aspectos a destacar son como Andrew Freeman demostró ser un gran cantante con una solvencia excepcional a la hora de interpretar los temas de Dio (todo un papelón intentar sustituir al pequeño gran elfo) y como Vivian Campbell, que nos tenía acostumbrados a un papel secundario en Def Leppard, se echó de manera titánica el trabajo guitarrístico de la banda a la espalda; todo un gustazo volver a verle ejecutar sus solos de los años ochenta.


La guinda la pusieron con ese temazo llamado “We Rock” y todos los presentes brazos en alto haciendo con las manos el famoso gesto de los cuernos que nos enseñó el inolvidable Dio.
Gran concierto de Last in Line.

BRITISH LION
Finalmente la lluvia acumulada a lo largo de la tarde en el cielo de Villena comenzó a caer con ellos en escena, lo que deslució bastante el show de los británicos comandados por el gran Steve Harris que, por supuesto, acaparó todas las miradas por su simpatía, movimientos por el escenarios y su buen hacer al bajo.


Mucho público y muchas camisetas de Iron Maiden entre él, aunque musicalmente poco tiene que ver British Lion con la Doncella de Hierro. Desgranaron íntegro su único y homónimo disco de estudio del 2012, repleto de buenos temas de hard rock melódico, si bien la sensación (bastante generalizada) era que a pesar de ser una buena banda, si no fuera por contar entre sus filas con el bajista de Iron Maiden, pasarían sin pena ni gloria por cualquier sitio que tocasen.

Y, por fin, llegaba el momento cumbre del día y el momento de mayor afluencia de público de todo el festival: según la organización, más de 20.000 personas; cifra que no se alcanzaría en ninguno de las tres jornadas posteriores. Llegaba al Leyendas del Rock…

AMON AMARTH
El escenario “Azucena” se vestía de gala para el memorable show de los vikingos suecos, y así, a ambos lados de la batería se alzaban unas imponentes proas de drakkar con forma de cabeza de dragón que servirían de majestuosas pasarelas a las que se encaramarían los miembros del grupo en numerosas ocasiones; y bajo ellas, dos monolitos con inscripciones rúnicas iluminadas en rojo.
Bajo una tenue pero constante lluvia y un cada vez más intenso viento, se palpaba la tensión entre el público, que se convirtió en verdadera locura con los primeros acordes de “Pursuit of Vikings” y su reconocible ( y coreable) riff de guitarra a la que unas tremendas llamaradas procedentes del escenario nos calentaban la cara.


A pesar de las rachas de viento, nos llegaba un sonido potente y nítido en todo momento durante la hora y media que duró el concierto, pudiendo disfrutar en todo su esplendor del vozarrón de Johan Hegg sobre la cascada de riffs de Olavi Mikkonen y Johan Soderberg. Mención aparte merece Jocke Wallgren, inconmensurable a la batería y dejando con la boca abierta a más de uno.


Entre fuego, humo y explosiones se fueron sucediendo los temas; todos muy bien acogidos, fueran modernos (“First kill”, “The way of Vikings”) o más antiguos (“Death in fire”). El show planeaba sobre nuestras cabezas a una velocidad de crucero increíble con temazos como “Deceiver of the Gods” , “Runes to my memory” o “War of the Gods”; dirigiéndonos poco a poco al apoteósico final que siempre supone la dupla “Guardians of Asgaard” y “Twilight of the thunder God”. Antes de esto, un supersimpático Johan Hegg nos invitaba a todos a brindar con él, cuerno en alto y chapurreando el castellano en “Raise your horns”.


Había parado de llover y casi no nos habíamos dado ni cuenta hasta que se encendieron las luces del Polideportivo de Villena, poniendo abruptamente fin a una experiencia vikinga realmente épica. Completamente incontestables Amon Amarth.

SET LIST AMON AMARTH
– Pursuit of Vikings
– As Loke falls
– First kill
– The way of vikings
– At dawn first light
– Cry of the black birds
– Deceiver of the Gods
– Destroyer of the Universe
– Death in fire
– Father of the wolf
– Runes to my memory
– War of the Gods
– Raise your horns
– Guardians of Asgaard
– Twilight of the thunder God.

El hecho de tres intensas jornadas más de festival en el horizonte y el cada vez más intenso y molesto viento, hicieron que muchos decidiéramos dar por concluida la fiesta de presentación del Leyendas 2017, a pesar de que aún tenían que subir al escenario dos grandísimas bandas andaluzas: los cordobeses Medina Azahara y los gaditanos Saurom.

 

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.