Leyendas del Rock: 11 de agosto / primera parte

Nos disponíamos a ser testigos de una de las jornadas más intensas y completas de la historia del festival Leyendas del Rock con un cartel que incluía varios grupos punteros de heavy metal puro (Primal Fear) y épico (Hammerfall), míticas bandas de thrash metal (Megadeth, Overkill, los hermanos Cavalera de Sepultura), leyendas vivas del hard rock (U.F.O) y algunos de los combos del panorama nacional (Warcry, Avalanch, etc) entre muchos otros.
Así, antes de las 16.30 h nos agolpábamos buscando la sombra que proyectaba el escenario “De la Rosa” expectantes ante la inminente salida a escena de…

PRIMAL FEAR


Poco nos importaban los más de 30 grados que estábamos soportando cuando saltaron a las tablas con “Final Embrace”, emblemático tema de su segundo CD “Jaws of Death” (1999) y continuaron con toda una declaración de intenciones como es “In metal we trust” de su último disco “Rulebreaker” (2016).
Un mar de cuernos recibía la gran “Angel in black”, tema que abría uno de sus mejores trabajos discográficos (“Nuclear Fire”, 2001). A estas alturas más de uno notaba ya los tímpanos tocados por los increíbles agudos de Ralf Scheepers, y eso que el sonido fue bastante bueno durante toda la actuación.
Aunque esta vez no pudimos disfrutar de ese excelso guitarrista llamado Magnus Karlsson, que eventualmente gira con los teutones, la dupla formada por Tom Naumann y Alex Beyrodt se encargó de hacernos olvidar al sueco con una compenetración fuera de toda duda, teniendo muchos momentos sublimes doblando sus guitarras (ahora mismo tengo en mente como ejemplo de esto “Nuclear Fire”) consiguiendo una sinergia guitarrística increíble.
El gran Matt Sinner al bajo (algo pasivo en el escenario, eso sí) y el ex-UDO Francesco Jovino a la batería, eran la base rítmica perfecta sobre la que Primal Fear iba destripando temas de heavy metal clásico como “Rulebreaker”, “Sign of fear” o “The end is near”. Un ligero descanso en velocidad, que no en intensidad, con la preciosa “When death comes knocking” antes del speedico final con “Chainbreaker” de su álbum debut del siglo pasado y su himno por excelencia “Metal is forever” de su “Devil´s Ground”.
Fantástica descarga de metal para comenzar el día con gran sonido, grandes músicos y un cantante de otra galaxia.
SET LIST
– Final Embrace
– In metal we trust
– Angel in black
– Rulebreaker
– Sign of fear
– Nuclear Fire
– Angels of mercy
– The end is near
– When death comes knocking
– Chainbreaker
– Metal is forever

AMARANTHE


Tan solo con dar varios pasos a la izquierda ya nos situamos delante del escenario “Azucena”, donde lucía un gran telón que simulaba un cielo atestado de blancas nubes con el logo del grupo sueco/danés. La gran cantidad de público que aglutinó Amaranthe siendo solo las cinco y media de la tarde nos da una idea del gran momento de popularidad que están viviendo, con su metal moderno con ciertos tintes pop e incluso algunos ritmos de música disco.
Exceptuando “The Nexus” de su segundo disco y “Drop dead cynical” (con la que finalizaron el show) de su tercero, el concierto de Amaranthe se centró en su primer álbum, del que cayeron 4 temas y en su reciente “Maximalism” del que tocaron hasta cinco canciones.
Este set list poco equilibrado poco pareció importar a sus seguidores que festejaron todos y cada uno de los temas; si bien me pareció que los temas de sus dos primeros discos como “Hunger”, “1.000.000 lightyears” o “The Nexus” eran recibidos por el respetable con un plus de regocijo con respecto a los de su “Maximalism”.
Destacó la gran puesta en escena y dinamismo de todos sus componentes, recorriendo cada centímetro cuadrado del escenario; así como la compenetración y buen rollo mostrado entre sus tres cantantes. La verdad es que la simbiosis entre las dos voces masculinas (limpia y gutural) y la bonita voz de Elize Ryd les queda de lujo, imprime gran fuerza a las comerciales composiciones de los nórdicos y se ha convertido en la seña de identidad del grupo.
Ni que decir tiene que Elize acaparó muchas miradas (no solo entre el público masculino), pero he de decir que me pareció demasiado “diva”, abusando de coreografías y movimientos claramente estereotipados y alguna vez incluso forzados. A pesar de esto, gran concierto de los suecos que gustó mucho y movió al público bajo el intenso sol de Villena. Ayudó mucho el excelente sonido del que gozaron y la simpatía que derrocharon.
SET LIST
– Maximize
– Boomerang
– Hunger
– 1.000.000 Lightyears
– Fury
– On the rocks
– The Nexus
– Amaranthine
– Call out my name
– That song
– Drpo dead cynical

OVERKILL


Había ganas de los legendarios thrashers americanos y creo que el grupo también tenía ganas de resarcirse de su concierto de hace dos años en este mismo festival en el que, lastrados por un mal sonido, dieron un concierto olvidable. Éste de hoy tardaremos más en olvidarlo ya que Overkill se marcó un conciertaco rebosante de intensidad, energía y actitud. Salieron a destrozarnos el cuello y bien seguro que lo consiguieron.
Comandados por Bobby “Blitz” Elsworth (el “jefe” como él mismo se autodenominaba en castellano) con su rasposa y aguda voz que no cambia con los años, y bien secundado por ese mago de las cuatro cuerdas que es D.D Verni, arrasaron con todo desde el principio.
El verdoso telón del escenario nos recordaba su reciente “The Grinding Wheel”, y con el tema que da inicio al álbum (“Mean, green, killing machine”) dieron el pistoletazo de salida a su descarga.
El sonido era mucho mejor que hace dos años y la maquinaria thrash de Overkill lo supo aprovechar y, así, temas míticos de su discografía como “Rotten to the core” o “Hello from the gutter” nos llegaban con una fuerza y nitidez inusitada.
Numerosos circle pits se formaban constantemente entre los más acérrimos fans del público y a la banda se le vio cómoda en todo momento. Sus temas modernos como “Electric Rattlesnake” o “Ironbound” eran también muy bien acogidos; no en vano los neoyorkinos pueden presumir de haber encadenado discos en los 17 años que llevamos de siglo que no tienen nada que envidiar a sus clásicos del siglo pasado.
La gran pareja que forman Derek Tailer y Dave Linsk a las guitarras se arrancó con el riff de “I hate” de su gran “Years of Decay” (1989) y aquello fue la locura, ya no cabía la posibilidad de medias tintas… o estabas con ellos a muerte o estabas fuera. Dicho estado de euforia ya no nos abandonó hasta el final con otro temazo del “Years of Decay” , fijo en sus conciertos desde el año ´89 como es “Elimination”, y con un alegre y comunicativo Bobby invitándonos a alzar el dedo corazón al mundo entero en “Fuck you!”
El bolo de Overkill fue todo un subidón de adrenalina que se nos hizo cortísimo. Las sudorosas caras de satisfacción de la gente lo decía todo. ¡ Bien se desquitaron de lo de hace dos años, si señor!
SET LIST
– Mean, green, killing machine
– Rotten to the core
– Electric Rattlesnake
– Hello from the gutter
– Goddamn Trouble
– In Union we stand
– I Hate
– Ironbound
– Elimination
– Fuck you!

U.F.O.


Elegancia, clase y calidad musical son palabras que bien podrían definir lo que es U.F.O sobre un escenario. Un sonido cristalino (de los mejores de todo el festival) hizo de este concierto una experiencia inolvidable.
Este show coincidía con la descarga de los Firewind del gran Gus G. en el escenario “Mark Reale” lo que hizo que el público se repartiera y diera la impresión de que había bastante menos gente que con Overkill. Los que decidimos quedarnos ante el escenario “Azucena”, creo que no nos arrepentimos.
No había telón de fondo alguno. No hubo pirotecnia ni confetti. No hizo falta, pues la música lo llenó todo.
Desde ese inmejorable inicio con “Lights Out” se veían rostros embelesados por doquier; incluso a algún que otro thrasher que venía de darlo todo con Overkill se le veía con la boca abierta.
¡Cómo conserva la voz Mr. Phil Mogg a sus 69 años!; ¡Qué maravilla de guitarrista es Vinnie Moore!. Temas como “Only you can rock me” o “Too hot to handle” nos transportaban a otra época… y qué decir de la preciosa “Love to love” que hizo que muchos ojos se llenaran de lágrimas. O ese “Rock Bottom”, alargado para el lucimiento de un espléndido Vinnie Moore que dio toda una master class en ocho minutos de técnica, feeling y virtuosismo.
Como colofón, con todo el público bailando, para acabar el concierto por todo lo alto, “Doctor, doctor”. Nada más que decir…simplemente U.F.O.
SET LIST
– Lights Out
– Run boy run
– Ain´t no baby
– Too hot to handle
-Only you can rock me
– Cherry
– Love to Love
– Rock Bottom
– Doctor, doctor

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.