MR.BIG / THE ANSWER / FASTER PUSSYCAT La Riviera 10-11-2017

El pasado día 10 de noviembre estaba marcado a fuego en el calendario de muchísimos amantes del hard rock ya que ese día “La Riviera” de Madrid se vestía de gala para recibir a uno de los grandes del estilo como son Mr.Big junto a los buenísimos The Answer y las leyendas del glam rock sleazy Faster Pussycat.

Esta sala madrileña de la ribera del Manzanares es todo un referente a nivel nacional y por ella pasan prácticamente todas las grandes giras internacionales, muchas veces en días laborables. Sin ir más lejos el 4 de diciembre (lunes) pasarán por ella 3 pilares fundamentales del thrash metal (Testament, Annihilator y Death Angel). Todo esto viene a cuento y lo comentamos porque al ser el concierto que nos ocupa en viernes laborable y teniendo en cuenta la temprana hora de la tarde de comienzo de las actuaciones, no es de extrañar que mucha gente se perdiera el show de Faster Pussycat, entre ellos nosotros.

A nuestra llegada a la sala sobre las 19.30h, un buen amigo me comentaba que los californianos habían estado genial y habían destripado sus grandes éxitos a lo largo de 35 intensos minutos en los que no faltaron temas como “Cathouse”, “Bathroom Wall” o su conocido “Babylon”, todos ellos de su primer disco homónimo de 1987, descargados con una buena dosis de actitud macarra, como debe ser en un grupo como Faster Pussycat. A ver si a la próxima podemos disfrutar de Taime Downe y sus secuaces.

THE ANSWER.

Con “La Riviera” ya presentando un muy buen ambiente con numeroso público salieron a escena los irlandeses, uno a uno, para ir atacando instrumento a instrumento el comienzo de “Solas”, tema que abre su último disco de igual nombre. Así, a la batería de James Heatley se le sumó el bajo de Michael Waters y posteriormente la guitarra de Paul Mahon. Cuando Cormac Neeson cantó eso de”Do you ever start to wonder the reason we are here?” ya supimos que The Answer iban a sonar de lujo; tónica habitual en ellos: después de haberlos visto tres veces en un año se puede asegurar que esta banda suena bien ya sea en una sala grande (“La Riviera“), más pequeña (“Caracol”) o en grandes recintos al aire libre (Garage Sound Fest “Auditorio Miguel Ríos” de Rivas Vaciamadrid).

Llega el primer pelotazo de la noche con “On and on” de su segundo Lp “Everyday Demons” del 2009 con todo el grupo dándolo todo, literalmente saliéndose, con Cormac cantando con un feeling increíble y sus compañeros de combo demostrando lo grandes músicos que son… pero a partir de ahí el show se diluyó en una parte central del mismo más calmada con temas como “Preachin´” o “Confort Zone”, echando en falta canciones más movidas(y, por otra parte, básicas en su discografía y en sus directos) como “Under the sky”, “Demon Eyes” o “Never too late”.

Relanzaron el concierto con la versión del “R´n´R Outlaw” de los australianos Rose Tattoo contando con la colaboración de un no muy sobrio ( tampoco ebrio, eh??) Danny Nordahl de Faster Pussycat haciendo coros en el estribillo y paseándose por el escenario copa en mano el resto del tiempo; y terminaron por todo lo alto con dos joyas como son “Spectacular” de su gran “New Horizon” (2013) y “Come follow me” de su primer disco de estudio del 2006 “Rise”.

A pesar de esa parte central del show más pausada (que no aburrida ni anodina) fue un gran concierto con un Cormac inconmensurable en voz y en actitud que no paró quieto un momento perfectamente secundado por Paul, Mike y James; y disfrutando del mejor sonido de la noche (mejor que Mr. Big). Es simplemente que al ponerse el listón tan alto a lo largo de los últimos 10 años, alguna vez no te llenan, no te sacian tanto; eso sí: nunca defraudan. Quizá es que estábamos todos deseando que llegara el momento de los cabezas de cartel.

MR. BIG

Ahora sí que la sala presentaba un aspecto de llenazo casi “sold out”. No era para menos ya que una de las mejores bandas de hard rock de la historia nos visitaban presentando uno de los mejores discos que han facturado en los últimos 20 años (“Defying Gravity”).

Mientras sonaban de fondo temas de Thin Lizzy y Alice in Chains (entre otros), vimos como desplegaban un gran telón con el nombre del grupo; telón de tales dimensiones que para cuando lo elevaron hasta el techo de la sala, lo único que asomaba por encima de la batería era una gran M y una gran R, quedándose tras la batería a ras de suelo las letras BIG. Fue tan sólo una anécdota que no impidió que el público explotara con los primeros acordes de “Daddy,brother,lover,little boy” que nos dejó el primer detalle de virtuosismo y espectacularidad del show al atacar las cuerdas de sus instrumentos en la parte del solo de la canción con sendos taladros tanto Billy Seehan (bajo) como Paul Gilbert (guitarra) mientras Matt Starr aporreaba su batería con una contundencia y seguridad increíble.

Tras esto, dos canciones seguidas de su “What if…?” del 2011, “American Beauty” y “Undertow” donde comprobamos que la voz de Eric Martin estaba demasiado alta, quizá adrede para que no tuviera que forzar mucho su garganta de 57 años para ser oído, y es que , a pesar de conservarse estupendamente, los años no pasan en balde.

El abuelo del grupo, el señor Sheehan (64 años),nos preguntaba si no echábamos nada en falta, y como respuesta aparecía por un lateral del escenario con su andar inseguro Pat Torpey, batería original de Mr. Big diagnosticado hace unos años de Enfermedad de Parkinson, llevándose la primera gran ovación de la noche. Emotividad a flor de piel cuando acompañó con panderetas la gran “Alive & Kickin´” o se sentó tras la batería para ser él el que ejecutara “Just take my heart” en vez de Matt Starr.

Continuaron dando cancha a su obra maestra de 1991 “Lean into it” con “Green tinted sixties mind”, con Mr. Paul Gilbert erizándonos el vello con ese inicio tirando de tapping en el mástil de su guitarra con un gusto y una maestría alucinante. Y es que un concierto de Mr. Big es una constante demostración de calidad y virtuosismo, pero no exenta de sentimiento y feeling; a lo que hay que sumarle la fiabilidad que le da Mr. Starr tras la batería con su tremenda pegada y la bonita voz de Mr. Martin que sigue teniendo ese timbre ( y esa cara) de chaval a pesar de sus 57 tacos. Destacar también, en el aspecto vocal de la banda en vivo, los buenísimos coros  que le hacen en todo momento tanto P. Gilbert como B. Sheehan.

De la mitad del bolo hasta el final pudimos disfrutar de hasta cinco temas de su “Defying Gravity” (2017), lo que nos da una idea de la confianza que tiene el grupo puesta en este disco; temas que no desentonaron para nada con los más antiguos. Así, canciones como “Open your eyes” o “Everybody needs a little trouble” no bajaron ni un ápice la intensidad que generaban los cortes entre los que las intercalaban como “Price you gotta pay” o la versión del “Wild World” de Cat Stevens con Eric Martin sublime a la voz guitarra acústica en mano y toda la sala, más que cantando, dejándose literalmente la garganta.

Antes de ello asistimos a un estratosférico solo de guitarra de Paul Gilbert que se permitía el lujo de, al mismo tiempo, acompañarse con un pequeño bombo que accionaba con su pie derecho… vamos, que le faltaba una armónica en la boca para ser una especie de versión virtuosa de hombre orquesta.

También pudimos saborear del igualmente alucinante solo de bajo de Mr. Sheehan con masterclass de tapping incluida (increíble lo que hace este hombre con las cuatro cuerdas) que desembocó en la frenética “Addicted to that rush”, temazo que abría su disco debut allá por 1989, a la que siguió la canción que les encaramó al número uno en 1992, “To be with you” con, de nuevo toda “La Riviera” cantando a pleno pulmón y soltando alguna que otra lagrimilla.; y no es casualidad que tras ella tocasen “1992” de su último álbum, ya que su letra rememora aquella época llegando a decir su estribillo ” I was number one in 1992″.

Presentación del grupo ( de nuevo la mayor ovación para un feliz y agradecido Pat Torpey, ovación que seguro le da fuerzas para continuar su lucha contra el Parkinson) y recta final del show con el contundente tema que abría su “Bump Ahead” de 1993: “Colorado Bulldog” y el que da título a su última obra de estudio: “Defying Gravity”.

Más de dos horas de concierto y la sensación de haber presenciado un gran espectáculo, pero no por fuegos artificiales o alucinantes juegos de luces, si no a base de buena música. El espectáculo eran ellos; unos musicazos llamados Mr. Big.

SET LIST

-Daddy,brother,lover,little boy

-American Beauty

-Undertow

-Alive & Kickin´

-Temperamental

-Just take my heart

-Take Cover

-Green tinted sixties minds

-Everybody needs a little troble

-Price you gotta pay

-Paul Gilbert guitar solo

-Open your eyes

-Wild World

-Damn, I´m in love again

-R´n´R Over

-Around the world

-Billy Seehan bass solo

-Addicted to that rush

-To be with you

-1992

-Colorado Bulldog

-Defying Gravity

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.