Conociendo a: Stravaganzza

Leo Jiménez es uno de los mejores vocalistas de este país. El de Fuenlabrada tiene fama de ser una persona inquieta e inconformista, arriesgada y en constante evolución. Así, solo era cuestión de tiempo que sintiera la necesidad de salir de la zona de confort que suponía Saratoga y se lanzara a investigar nuevas vías de hacer metal en el mundillo heavy estatal.

Tras alcanzar el éxito con los antes mencionados Saratoga y participar en obras maestras del heavy metal patrio como “Agotaras” y “El clan de la lucha”, en el año 2003 se embarca en esa aventura de metal sinfónico con tintes góticos y progresivos llamada Stravaganzza. Junto a su compañero en Saratoga Dani Pérez a la batería, Edu Fernández al bajo y Pepe Herrero como guitarrista y pianista, se lanzan al mercado discográfico con su “Primer Acto” en el 2004 en el que ya demostraban que eran un combo único y original sorprendiendo a propios y extraños con temas como el inicial “Dios”, ya que no se hacía nada parecido en España. A pesar de las buenas críticas, su propuesta musical no llegó a ser totalmente comprendida por un público que conocía a Leo como el cantante heavy de increíbles agudos de Saratoga.

En el año 2005 editan su segundo larga duración llamado “Sentimientos” (de hecho cada canción es un sentimiento distinto:”Dolor, “Soledad”, “Esperanza”, “Impotencia”, etc) plagado de temas cañeros pero melódicos, todos ellos menos transgresores que los de su predecesor, con lo cual no precisaba de tantas escuchas para calar hondo en el oyente. Unido a una gran producción de Big Simon hizo de este álbum un hito en la historia del metal moderno español.

Llegamos así al año 2006 en el que Dani Pérez y Edu Fernández abandonan de manera amistosa Stravaganzza para centrarse en Skizoo, entrando en la banda Carlos Expósito a la batería y Patricio Babasasa al bajo. Con esta formación deciden grabar un videoclip del tema de Mecano “Hijo de la Luna”, que ya venían tocando en directo y habían grabado en su Ep “Hijo del miedo”, a pesar de la controversia que generaba el tema entre sus fans más metaleros “puros” y algo intransigentes. Stravaganzza demuestra una vez más que los cánones establecidos dentro de la música heavy están para ser traspasados y el videoclip llega a los 15 millones de visualizaciones.

Su tercer disco aparece bajo el nombre de “Requiem” en el 2007, una especie de tercer acto dedicado a la memoria de su amigo y productor Big Simon, fallecido el año anterior. Vuelven a conjugar brutalidad y melodía, metal potente y directo con atmósferas góticas y sinfónicas. A pesar de las buenísimas críticas y ser el trabajo discográfico que les permitió dar el salto a Latinoamérica, el éxito no acababa de llamar a la puerta de Stravaganzza. Aquí en España eran una banda respetada, pero algo incomprendida y, así, tras un cuarto disco llamado “Raíces”(2010) los componentes del grupo deciden darse un descanso y centrarse en sus respectivos proyectos individuales. Leo Jiménez relanza su carrera en solitario acompañado en su banda de Edu y Carlos; mientras Pepe Herrero se centra en su labor como productor musical y director de orquesta, compaginándolo con su faceta de músico de directo y productor de Mónica Naranjo.

En los últimos 2-3 años se evidencia una tendencia en las redes sociales a mostrar todo el mundo del metal español respeto y añoranza hacia Stravaganzza que hace que sus miembros se planteen reunificar el grupo , con energías renovadas y sabiéndose respetados. Así, casi por petición popular, Stravaganzza vuelve a los escenarios el año pasado con varios shows colgando el cartel de “no hay entradas”.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.