Conociendo a: Diamond Head

Las raíces del mítico grupo de la New Wave Of British Heavy Metal (NWOBHM) Diamond Head hay que buscarlas en el Instituto de educación secundaria de un pueblo del West Midlands inglés llamado Stourbridge en 1976, cuando el guitarrista Brian Tatler y el batería Duncan Scott se unieron a un chaval de 15 años con el que solían hacer la tarea de Lengua Inglesa llamado Sean Harris. Así lo recuerda el propio Brian Tatler: “un día en mi casa hicimos un descanso en los deberes del Instituto y Sean comenzó a improvisar con su voz sobre una jam blues que hice con la guitarra y al momento supe que él era el cantante que buscaba”.

El bajista Colin Kimberley completó este primer embrión de Diamond Head y pronto editaron un single autofinanciado (“Shot out the lights”) que, en su cara B contenía un tema que posteriormente se incluiría en su álbum debut y se convertiría con el tiempo en un fijo infaltable de sus conciertos: “Helpless”. Tras un segundo single (“Sweet & Innocent”) llega la irrupción de la banda en el mundo del rock en 1980 con una obra maestra en forma de disco debut, oficialmente sin título, pero que sentó las bases de la NWOBHM. Este disco se conoce como “Lightning to the Nations” o “White Álbum”. La financiación del Lp fue bastante anecdótica ya que convencieron para que hiciera la inversión necesaria para grabarlo al jefe de la madre del cantante Sean Harris, la cual trabajaba en la fábrica de cajas de cartón de este mecenas/empresario llamado Reg Fellows. Gracias a su aportación económica pudo ver la luz esta maravilla del Hard Rock / Heavy Metal que se vendía sólo por correo y en los conciertos del grupo, por 3 libras esterlinas, y firmado por los cuatro componentes de la banda. Fue ya en el 2001 cuando Sanctuary Records se encargó de reeditarlo remasterizado e incluyendo los dos singles primigenios del grupo como bonus tracks.

Las buenas críticas llovían y todos los dueños de salas de conciertos querían tenerlos tocando en sus locales. Así, se recorrieron todo el sur de Inglaterra arrasando en sitios con tanta solera como la Saxon Tavern de Catford o el Bouncing Ball Club de Peckham. En un legendario show celebrado en Swindon el público obligó a Diamond Head a realizar 6 bises, no dejándoles bajar del escenario a cada vez que anunciaban que el concierto ya había finalizado. Entre el público se hallaba un adolescente de Dinamarca llamado Lars Ulrich que quedó atónito ante lo que vio y definitivamente decidió que tenía que montar una banda (que se llamaría Metallica).

Se estaban sentando las bases de un movimiento importantísimo dentro de la historia del Metal como es la NWOBHM junto a bandas como Saxon, Iron Maiden, Samson, los más melódicos Def Leppard o los más metálicos Judas Priest (que ya llevaban varios años de importante popularidad a cuestas).

Pero tras otros dos buenos trabajos discográficos editados por MCA Records como fueron “Borrowed Time” (1982) con temazos como “To heaven from hell” o “In the heat of the night”; y “Canterbury” (1983) que contenía joyas como “To the devil his due”, la banda se rompe y se separa al no superar con éstos el éxito de su aclamado disco debut. Ya tras “Borrowed Time” y a pesar de alcanzar el puesto 24 en las listas de ventas del Reino Unido, la desilusión dentro del seno de la banda hizo que Duncan Scott y Colin Kimberley arrojaran la toalla, entrando a suplirles Merv Goldsworthy (ex-Samson) al bajo y Robbie France (que posteriormente recaló en U.F.O. y Skunk Anansie) a la batería.

Aunque en 1983 tocaron en el prestigioso festival del Monsters of Rock junto a Dio y Whitesnake entre otros y giraran exitosamente con unos remozados (con la entrada de Ian Gillan a la voz) Black Sabbath y su “Born Again”, finalmente Sean Harris y Brian Tatler dejan a Diamond Head en standby, aunque el verdadero factor desencadenante fue el hecho de entrar en bancarrota MCA justo cuando estaban grabando para ellos su cuarto disco de estudio. Así, Sean puso su voz a Notorious y Brian formo la banda Radio Moscow; hasta que en 1990 decidieron relanzar la carrera de Diamond Head con la ayuda del bajista Pete Vuckovic y Karl Wilcox tras la batería, lanzando con esta formación en 1993 un buenísimo disco (y quizá el más “duro” de su carrera) llamado “Death & Progress” en el que cuentan con colaboraciones tan importantes como la de Dave Mustaine (Megadeth) en “Truckin´” o Tony Iommi (Black Sabbath) en “Starcrossed”.

La banda más grande del metal de ese momento (Metallica) seguía versionando noche tras noche el “Am I evil?” de Diamond Head y había llegado el momento de compartir escenario: el 5 de junio de 1993 en el increíble Milton Keynes Bowl de Buckinghamshire a las afueras de Londres Diamond Head teloneaba a Metallica ante más de 60.000 personas. Aunque todos pensaban que telonear a los de San Francisco iba a ser el espaldarazo definitivo para la carrera de los británicos, unos meses más tarde vuelven a separarse, aunque ese show de Milton Keynes quedó grabado para el recuerdo con el nombre de “Evil live” (1994).

En 1998 sus amigos de Metallica editaron un doble CD de versiones (“Garage Inc.”) en el que demostraban la admiración que sentían por Diamond Head versionando , prácticamente entero, su álbum “Lightning to the Nations”. Loable empeño por parte de los americanos desde su posición de gigante superventas de mostrar al mundo a ese grupo del que llevaban tocando en directo una canción suya (“Am I Evil?”) desde los años ´80 y que no había conseguido el éxito que merecían. Por fin le llega a Diamond Head el reconocimiento por parte del público americano y así, tras una nueva reunión de la banda, el 5 de abril del 2002 son llamados a liderar junto a Manowar y Saxon el prestigioso festival Metal Meltdown de Nueva Jersey, en el que también tocaron grupos de la talla de Exodus, Edguy o Cannibal Corpse.

Tras su enésima disolución, una constante en la historia del combo de Stourbridge, y bastantes años nada reseñables, la actualidad de Diamond Head pasa por defender en vivo su último Lp de estudio del 2016 llamado simplemente “Diamond Head”, buen disco con temas como el inicial “Bones” o “Diamonds” que mantienen la esencia de hard rock elegante y cañero que siempre les caracterizó y que tan brillantemente presentaron en España el año pasado en el festival Leyendas del Rock.

Este año podremos disfrutar de esta leyenda viva de la NWOBHM el día 24 de marzo, formando parte del gran cartel del que puede presumir el Galia Metal Fest de Pozal de Gallinas (Valladolid).

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.