GARAGE SOUND 2018: 1ª parte sábado 9 junio

A pesar de intentar llegar temprano el sábado al Garage Sound, entramos con los Gallos ya encima del escenario y casi terminando, repartiendo Rock&Roll con un Nacho Carballo desatado que nos recordaba en algunos momentos a Carlos Tarque (MClan).

 

Terminaron su corta actuación con “pelea de gallos”, mezclada perfectamente con Lucille y con Land of thousands dances.

 

 

MIRLOBLANCO

Con unos minutos de adelanto respecto al horario y avisándonos los propios Mirloblanco desde el escenario, dieron estos comienzo a su concierto con una energía inusitada que no cedió ni un momento del principio al fin.

Nos sorprende no haber conocido antes a esta banda madrileña que con solo tres miembros: guitarra y voz (Fran Sánchez),  bajo (Lorenzo Becerra) y batería (Kike Novillo) fueron capaces de llenar un escenario enorme y que casi se les quedara pequeño.

“Somos el poder”, “días oscuros”, “carne viva” se suceden con un ritmo vertiginoso, dejando patente ese gusto setentero, rockero y stoner que nos hizo olvidar la hora y centrarnos en el espectáculo que daban.

Con “Reinas Salvajes” y “chicos malditos” los Mirloblanco se despidieron del público que pudo llegar y comprobar que son carne de directo sin ninguna duda.

THE SPLIZZY GANG

Llega el momento del ganador del concurso Rising Star, novedad este año en la segunda edición del Garage; la banda valenciana subió con ganas con Elisabet Gang cerveza en mano.

El buen sonido imperante durante la mayoría de las actuaciones hizo que pudiéramos disfrutar de canciones como “burn this town” o “shout it”, aunque en algunos momentos parecía que el micro se saturaba y no lográbamos entender bien a Elisabet.

A pesar de ser el tercer grupo en salir a escena ese día, la hora seguía siendo mala aliada y eso lo pudimos comprobar tanto en el público como en la propia banda que a ratos parecía que se quedaban sin fuerza, aunque el empuje de la cantante y el bajista (Andy de Leo) salvaban esa situación.

HELL’S FIRE

Y en este inicio de la 2ª jornada del Garage Sound 2018 tan plagado de bandas nacionales  llegaba el turno de la propuesta que más caña y más tralla lleva impresa en su ADN. Los madrileños Hell´s Fire  iban a apoderarse del escenario para dar toda una lección de Groove thrash metal, southern y pantanoso, pero sobre todo, de gran calidad.

Aún no había gran cantidad de público pero, lo que sí podemos constatar es que entre los que estábamos allí no había ningún despistado y sabíamos a lo que habíamos ido; a por nuestra ración de contundencia hecha metal. Y es que Hell´s Fire puede presumir de tener editados tres grandes discos como son “Eleven roads to hell” (2009), “A.M.M.O.” (2012) y “Rest in riffs” del 2017 y en el que basaron su bolo.

Así, dieron comienzo al corto show (tan solo disponían de algo más de media hora) con la intro del mencionado “Rest in riffs”, “Call of the swamp”, que sirvió para ir tomando posiciones hasta desembocar(al igual que sucede en el disco) en la cañera “The Hearse”, cañonazo de tema que no acabó de oírse bien. A partir de “Same old story” el sonido fue nítido y potente, permitiéndonos apreciar en toda su dimensión los riffardos de guitarra que se gastan el gran David Suarez y el pelirrojo Mario Sánchez (al que Big Mario se dirigió cariñosamente y con mucha guasa como “zanahoria”) y esa gran base rítmica que conforman Jaime (“Homer”) al bajo y Oscar (“Pi”) a la batería; que por cierto sonó cañera 100%, sobre todo en el final de “The Mirror” con ese alarde a doble bombo que le queda genial.

Hell´s Fire en vivo es sobre todo actitud, y en este aspecto merece mención aparte su vocalista Big Mario, que no dejó un solo momento de arengar al personal, recorriéndose el escenario como animal enjaulado y completamente letal a las voces.

Para el final del show (y con más público que al principio de la descarga) la gran “March of the Witch” y el “Roadhouse Blues” de The Doors, muy celebrada y estupendamente recibida, y que les quedó de lujo, mucho mejor que a los Buckcherry la noche anterior, que también la versionaron. Puestos a hacer covers, a mí particularmente me hubiera encantado escuchar el “Bury me in smoke” de Down con la que cierran su “Rest in riffs” o una de las canciones que más me gustan de dicho último álbum de los madrileños: “Never too high”; pero teniendo en cuenta el tiempo de actuación del que dispusieron, ninguna pega que ponerles, todo lo contrario. Luego se les pudo ver a lo largo de la tarde disfrutando del festival y departiendo alegremente con todo aquel que se acercaba a ellos a felicitarles.

Grandes Hell´s Fire!!

 

DEWOLFF

Reconozco que tenía a estos jóvenes holandeses como el grupo más flojo de la tarde; la típica banda que aprovechas su actuación para descansar y reponer fuerzas… Error, gran error!!

No pude apartar la vista (y los oídos) del escenario y se convirtieron en una increíble delicia sonora. Y tampoco es que su salida a escena con ropajes vintage (Pablo van de Poel parecía hermano de Michael J. Fox sacado de “Regreso al futuro”) ayudaba a tomarles en serio, y más después de la brutalidad de Hell´s Fire; pero todo cambió cuando empezó a sonar “Big Talk” con ese sonido maravilloso que sacaba Robin Piso de su órgano Hammond y el groove que desplegó tras el kit de batería Luka van de Poel. Y qué decir de Pablo, hermano de Luka (como lo podría haber sido de alguno de Abba por las pintas) y nuestro Marty Mc Fly particular: lo de este jovenzuelo holandés fue algo alucinante, casi alucinógeno. Que momentazos instrumentales nos regalaron este power trío, algunos bastante largos, sí; pero no cansinos. Cuando hay tanta calidad de por medio el hastío no tiene cabida y un regusto bluesy, rockero y por momentos psicodélico inundó el Auditorio Miguel Ríos, flotó por Rivas.

A veces se venían a la cabeza nombres como Pink Floyd, o Jon Lord con ese sonido tan característico de Hammond, o mirando cómo exprimía su guitarra Pablo nos asaltaba el recuerdo del gran Rory Gallagher.

Temas como “Sugar moon” o las finales “Double crossing man” y “Deceit & Woo” nos supieron a gloria; y es que DeWolff dieron un señor concierto que supo valorar y agradecer el ya numeroso público de Rivas.

 

Una de las más gratas sorpresas del Garage Sound Festival de este año. Tienen un gran futuro por delante y seguro que en la intimidad que proporcionan las salas pequeñas, su propuesta musical tiene que ganar muchos enteros. Habrá que estar atentos para pillarlos en esa tesitura con alguna futura gira propia por nuestro país.

SET LIST DEWOLFF

-Big Talk

-Tombstone Child

-Sugar Moon

-Tired of lovin´ you

-Double crossing man

-Deceit & Woo

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.