KISS: Córdoba, 12/07/2018

Por primera vez en sus 47 años de historia, los norteamericanos KISS tocaban en Córdoba y, merodeando por las inmediaciones de la Plaza de Toros de “Los Califas”, se percibía que la ocasión era muy especial: legiones de seguidores con la cara maquillada (principalmente de “Starchild, o sea, Paul Stanley y “The Demon” (Gene Simmons), veteranos hardrockeros, familias enteras con niños en edad escolar, frikis del glam metal y amantes del rock en general daban un llamativo colorido a la preciosa ciudad andaluza. Además KISS venían muy bien acompañados por los franceses The Blackmordia y nuestros Mago de Oz; pero, lo dicho, viendo los aledaños del recinto estaba claro a lo que había venido la peña.

Un gran telón negro, con el gigantesco logo de KISS impreso en letras blancas, desplegado en la parte anterior del escenario impedía ver qué estaba pasando tras él pero el movimiento, casi ajetreo de roadies de la banda era frenético. Finalmente, con 20 minutos de retraso con respecto al horario previsto, el “Rock´n´Roll” de Led Zeppelin atronó en la Plaza de Toros para inmediatamente después escucharse la célebre letanía que da inicio a los shows de los neoyorkinos: “You wanted the best, you got the best. The hottest band in the world…KISS!!”.

Primera traca, primera muestra de pirotecnia y, con una sincronización perfecta, al primer acorde de “Deuce” cae el telón frontal. Todas las miradas escudriñan un escenario carente de músicos hasta que nos damos cuenta de que Paul Stanley, Gene Simmons, Tommy Thayer y Eric Singer están bajando a dicho escenario desde el techo de la impresionante estructura que hace de soporte para el magnífico juego de luces, subidos en la plataforma de la batería que desciende lentamente hasta el nivel del resto de mortales.

El tremendo espectáculo audiovisual que es un concierto de KISS había comenzado y la gente se volvió, literalmente, loca. Verlos ataviados con sus ropajes, sus botas de vertiginosas plataformas que les obligan a un constante ejercicio de equilibrio y con sus maquillajes originales, dibujaba una sonrisa de aprobación en la cara de los asistentes al evento.

Tras “Deuce” y su manida coreografía moviéndose al unísono el trío Stanley/Simmons/Thayer en el centro del escenario, segundo cañonazo, pirotecnia y “Shout it out loud” pone a botar a todo el respetable tanto en el ruedo como en las gradas, cantando (chillando) su coreable estribillo.

Turno ahora para uno de los temas de cadencia más “pesada” de toda su discografía (hasta los Six Feet Under del ex Cannibal Corpse Chris Barnes se atrevieron a versionarlo sin desentonar con su propuesta musical habitual): “War Machine” de su Lp de 1982 “Creatures of the night”, acompañado visualmente de un bélico videoclip de batallas entre ejércitos de robots y dragones que te incitaba a seguir el tema a través de las grandes pantallas led dueñas y señoras de la parte posterior del escenario. Y es que, no cabe duda, la parte visual es importantísima en el espectáculo de KISS; pero sin olvidar que la parte meramente musical de los de New York es una experiencia altamente disfrutable gracias a andanadas sonoras como “Firehouse” o “I love it loud”.

Tan solo habría un par de pegas que ponerle al set list confeccionado para esta gira por Stanley, Simmons y compañía: como única canción “moderna” (todas las demás fueron extraídas de su discografía anterior a 1984) “Say Yeah!”, tema que cerraba su “Sonic Boom” del 2009; no dándole cancha a discos de finales de los ´80 como “Crazy Nights” o “Hot in the shade” (para mí dos de sus mejores obras gracias a la presencia de Bruce Kulick a la guitarra); y , por otro lado, la inclusión de “Flaming Youth” (con él fueron cuatro los temas que tocaron del “Destroyer” de 1976), corte bastante prescindible, dejándose en el tintero temazos típicamente KISS como “Strutter” o “Cold Gin”.

También tuvo cabida en el show su álbum “R´n´R Over” (1976) con la canción “Calling Dr. Love”, perfectamente cantada por Eric Singer desde la batería,  dándole un necesario descanso a la garganta de Paul Stanley que no está para muchos trotes. De hecho la bajada de tono en temas cantados por él como “Love Gun” y (sobre todo) “I was made for lovin´ you” chirriaba muchísimo a los oídos. Por el contrario, la ochentera “Lick it up” la salvó muy dignamente y fue de las canciones más celebradas del concierto.

Se apagaron momentáneamente las luces para presenciar uno de los puntazos de cualquier concierto de KISS que se precie: el escenario entero es para Gene Simmons, cuyo rostro acapara toda la iluminación para permitirnos, en esa semipenumbra, disfrutar de sus arcadas a cada golpe de bajo que derivan en ese vómito de sangre que precede a “God of thunder”. De repente, estira sus brazos desplegando las alas de murciélago adheridas a su traje y, literalmente, vuela hasta una plataforma situada a 20 metros del suelo para ya desde allí interpretar la mencionada “Dios del trueno” de manera magistral (Gene ha conservado la voz mucho mejor que Paul con el paso de los años).

Tras esto el escenario se convierte en una discoteca de luces estroboscópicas (por favor, los epilépticos abstenerse de mirar) para “I was made for lovin´ you”, susurrada más que cantada por el bueno de Mr. Stanley que, eso sí, estuvo muy simpático y dicharachero todo el show y que se aprendió muy bien dónde tocaban esa noche, ya que entre canción y canción nos interpelaba con un “Cóhhhdoba!!” que la gente ya se tomaba a guasa.

Para la gran “Love Gun” hizo uso de una tirolina para volar sobre nuestras cabezas desde el escenario hasta una plataforma ubicada prácticamente en el tendido del coso taurino  para desde allí cantar (con bastantes carencias en la voz, eso sí) dicho tema y dar inicio a la parte lenta de “Black Diamond”, canción que cerraba su disco debut allá por 1974 y que ponía fin , momentáneamente, al show.

Por supuesto nadie hacía por abandonar el recinto pues sabíamos que quedaba la “traca final” (nunca mejor dicho tratándose de un concierto de KISS). Así, la cañera “Detroit Rock City” fue recibida como se merece tal joya del hard rock setentero a base de saltos y vítores; y “R´n´R all nite” fue un éxtasis de puro espectáculo glam con su confeti, pirotecnia y fuegos artificiales como grandioso colofón a un espectáculo digno de ver alguna vez en la vida, te guste o no KISS, te guste o no el rock.

Caras de satisfacción entre los asistentes, que eran más bien de asombro e incredulidad entre los numerosos niños que había entre el público; y caras de agradecimiento se adivinaban tras los maquillajes de los cuatro componentes del combo norteamericano y es que, la verdad, Córdoba les recibió con los brazos abiertos, dándose momentos de comunión banda/público a lo largo del concierto absolutamente increíbles. Imposible no disfrutar de un show como el que ofrece KISS en directo. Hacía 21 años que no los había visto en vivo y salí (volví a salir dos décadas después) con una sonrisa de oreja a oreja.

SET LIST KISS

-Intro: “Rock´n´Roll” (Led Zeppelin)

-“Deuce”

-“Shout it out loud”

-“War Machine”

-“Firehouse”

-“Shock me”

-“Say Yeah!”

-“ I love it loud”

-“Flaming Youth”

-“Calling Dr. Love”

-“Lick it up”

-“God of thunder”

-“ I was made for lovin´ you”

-“Love Gun”

-“Black Diamod”

-“Detroit Rock City”

-“R´n´R all nite”

1 Comment

  1. Yo tambien estuve alli, fue brutal.
    La segunda vez que los veia en mi vida, la primera vez fue en Bilbao, hace 11 años en el festival Kobetasonik. Con el concierto de Cordoba flipe mas, ya que estaba a menos de 5 metros del escenario, me tenia que frotar los ojos y pellizcar en el cuerpo, para no creer que estaba soñando. La quimica entre publico y banda fue excepcional, 7000 apasionados fans que abarrotaron la plaza de toros, en la que se agotaron las entradas anticipadamente y no se pudieron vender mas, ya que el escenario ocupaba la mitad del espacio del recinto. Logicamente las voces de Mr. Paul Stanley ya no estan para muchos trotes, cosa totalmente contraria a Mr. Gene Simmons, que parece que ha hecho un pacto con el demonio, sigue en plena forma, Tommy Thayer es el que mas en forma esta, cantando la cancion de “Shock me”, al igual que Eric Singer que tampoco le anda a la zaga, cantando y salvando parte de la cancion de “Black Diamond”, como ellos dicen, son la banda mas caliente con mejor y mayor show, que siempre ha existido y existira en el mundo del rock and roll, jamas habra ninguna banda ni nada que pueda superar este espectaculo, digno de ver por lo menos una vez en la vida, y que jamas olvidaras.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.