Barcia Metal Fest: Torreperogil 4/08/2018

Cuando vislumbras a lo lejos por primera vez Torreperogil (a tan solo 7 km de Úbeda) desde la N-322, llama poderosamente la atención los restos de un castillo con dos grandes torres de piedra, una de planta cuadrada y la otra octogonal, que preside la parte alta del pueblo: ese era nuestro destino pues en las denominadas Torres Oscuras (antigua fortificación medieval, hoy día auditorio municipal) se iba a desarrollar el XIII Barcia Metal Fest con la presencia de los italianos Secret Rule, Lépoka, Dragonfly, y los alemanes Masterplan que ejercían de cabeza de cartel.

El Barcia es un festival “pequeño” y muy recomendable, hecho con un mimo y esmero exquisito: se habilitó una gran zona de aparcamiento, trato amable y cordial por parte de todo el staff organizativo y precios muy asequibles de bebida y comida en la larga barra que habilitaron como bar.

SECRET RULE

Los italianos, a los que 24 horas antes ya había visto actuar en la Sala Krater de Puertollano, fueron los encargados de dar el pistoletazo de salida a esta edición del Barcia. Los romanos siguen presentando por Europa su “The key to the world” (2017) y, aunque no llegamos a tiempo de presenciar su concierto, por lo que pudimos captar en los comentarios de los asistentes que sí les vieron, al igual que en su bolo del día anterior volvió a llamar la atención la preciosa voz de Angela Di Vincenzo y la pegada de Nicola Corrente tras el kit de batería, cerrando de nuevo su actuación con la versión del “Storytime” de Nightwish. Os emplazo a que leáis la crónica detallada de su paso por Puertollano que en unos días estará disponible en nuestra página.

LÉPOKA

Los castellonenses se han empeñado en contagiarnos su festivo folk metal y siguen inmersos en una extensa gira por toda España defendiendo su nuevo disco “Bibere Vivere” que les ha llevado a tocar en prestigiosos festivales estatales como el Z! Live de Zamora o el Leyendas del Rock y compartir escenario con grandes de este país como Saurom o Mago de Oz.

Hoy la parada de este “Para lo que me queda en el conventour” era en Torreperogil y el público del Barcia Metal Fest respondió a la llamada folk de Lépoka dispuesto a pasar un buen rato cerveza en mano.

Ataviados con túnicas marrones como si de una alocada congregación de monjes franciscanos se tratase, los de Castellón de La Plana se marcaron un animado concierto que a base de desenfadada  actitud y ganas de pasárselo bien encima del escenario puso a bailar a todo el respetable.

Aunque bastante bien ecualizados desde la mesa de sonido para todos y cada uno de los instrumentos (incluidos el violín de Samu y los diferentes instrumentos de viento que usa Zarach), la voz de Dani nos llegaba algo baja en la mezcla final, además de poco nítida, no pudiendo en determinados momentos descifrar las festivas letras de temas como “Yo controlo”.

Venían de haber tocado la noche anterior en Badajoz y su guitarrista Dio está aún convaleciente de una lesión en su mano izquierda (algunos solos los asumió el barbudo Popez) pero no dieron muestra de cansancio alguno, convirtiendo el escenario en un hervidero (nunca mejor dicho, porque tocar en Andalucía en verano con esos ropajes que se gastan… frío no pasaron, seguro), un constante ir y venir y, por poner un ejemplo, su vocalista Dani no dejó ni un centímetro cuadrado de escenario libre de su pisada.

Si bien los temas de su nuevo disco fueron muy celebrados (un ejemplo sería la buenísima reacción del público a “Goliardos”) eligieron como traca final dos canciones de su anterior disco: el tema que da título al mismo “Beersekers” y “Chupito”, que convirtieron dicho final de bolo en una auténtica algarabía. Con los integrantes de Lépoka bailoteando el “Always look on the bright side of life” de Monty Python se puso fin a esta fiesta folk que siempre supone un show de estos simpáticos castellonenses.

DRAGONFLY

 

La historia de esta banda es bastante peculiar ya que, aunque se fundó en Buenos Aires, a día de hoy no queda ningún argentino en ella y todos sus componentes son españoles, o sea, ningún miembro fundador en sus filas. Y si avatares tiene la trayectoria de estos (hoy día) valencianos, avatares tuvo su concierto del Barcia en forma de problemas técnicos: el cable del bajo de Juanba Nadal se rompió, su teclista Isauro no pudo estar con ellos y decidieron lanzar desde un portátil los teclados sampleados que, por problemas con los monitores y el retorno, hizo que tuvieran que parar  en varios temas al ir, más que desacompasados, totalmente cruzados. A pesar de ello, como nota positiva, señalar que supieron bandear estas adversidades con gran profesionalidad y salvaron un concierto que fue un repaso a toda su discografía reciente pero basado en su último trabajo discográfico del año pasado “Génesis”. Siguiendo con las notas positivas del show de Dragonfly, se estrenaba a la batería un bestial Jorge Alcázar que demostró un dominio aplastante del instrumento que culminó en un gran y muy aplaudido solo de batería. Para ser su primer concierto con la banda ¡¡chapeau!!

También destacar la labor como frontman de Pablo Solano que demostró ser un grandísimo cantante (bien secundado por Juanba, que de hecho era la voz principal del grupo hasta la llegada de Pablo) e interactuó constantemente con el público buscando una conexión que en numerosos momentos consiguió a base de currárselo.

Descarga accidentada de Dragonfly en tierras jienenses pero, lo dicho, salvaron el bolo echándole muchas ganas y profesionalidad; y eso es siempre de agradecer.

MASTERPLAN

Llegaba el momento más esperado de la velada con la descargas del combo alemán fundado en el 2001 por Roland Grapow tras su salida de Helloween. Masterplan es todo un referente del power metal melódico y era, a priori, un dignísimo cabeza de cartel para este Barcia Metal Fest 2018; ratificándolo, a posteriori, con un conciertazo inolvidable.

Arrancar con esa maravilla que es “Enlighten me” y enlazarla con “Spirit never dies” (los dos primeros cortes de su álbum debut “Masterplan” del 2003 que destriparon prácticamente en su totalidad) es apostar a caballo ganador ya desde el inicio del show. La intensidad no bajó cuando recurrieron a su “Aeronautics” (2005) con la contundente “Crimson Rider” o la más melódica “Back for my life”. Tampoco dejaron en el ostracismo su disco “MK II” (con Mike Di Meo a la voz tras la salida de Jorn Lande) con su éxito del 2007 “Lost and gone”; pero cuando mejor reaccionaba el público era cada vez que recurrían a su obra maestra del 2003.

Aunque el sonido era más que aceptable, la voz de Rick Altzi nos llegaba algo tapada por los instrumentos, obligando al bueno de Rick a un sobreesfuerzo del que salió airoso. Y es que el ex At Vance está ya perfectamente adaptado a Masterplan y aunque la sombra de Jorn Lande es alargada, los continuos gestos de complicidad con Roland Grapow hacía ver que tenemos Rick Altzi para rato. Además nos anunciaron que sacarán disco nuevo el año que viene por lo que estábamos presenciando a unos Masterplan con formación asentada y estable, con ese gran bajista que es el ex Stratovarius / ex Evergrey Jari Kainulainen, Axel Mackenrott a los teclados (en Masterplan desde prácticamente el origen del grupo) y el joven Kevin Kott a la batería.

Uno de los momentos álgidos del concierto tuvo lugar hacia la mitad del mismo cuando, rememorando sus tiempos en Helloween, Mr. Grapow se arrancó con la épica “The time of the Oath”, que daba título a ese grandísimo disco de 1996 de las calabazas germanas.

Para el final del show volvieron a recurrir a su disco homónimo con “Crystal Night”,  “Soulburn” y una demasiado alargada al ser la elegida para ir presentando a los miembros del grupo “Heroes” (único momento algo tedioso de la noche).

Ante la insistencia del público y aunque ellos se miraban y señalaban al reloj para señalarnos lo tarde que era ya, regresaron al escenario para regalarnos una nueva alusión a la banda madre de Roland en forma de “The Chance” (“Pink bubbles go ape”, 1991) y una cañera “Crawling from hell” que fue el perfecto colofón a un magnífico concierto de Masterplan, los cuales estuvieron en todo momento muy simpáticos con su público y mostraron un buen rollo entre ellos digno de mención: los momentos de complicidad entre todos los miembros del combo eran constantes y se les pudo ver disfrutando encima del escenario como si de un grupo de amigos que está empezando en esto se tratase (se me viene a la cabeza las imágenes de Axl Rose y Slash sin dirigirse la mirada en los conciertos de G´n´R).

SET LIST MASTERPLAN

-Enlighten me

-Spirit never dies

-Lost & Gone

-Crimson Rider

-I´m not afraid

-Back for my life

-Kind hearted light

-The time of the Oath

-Keep your dreams alive

.Crystal Night

-Soulburn

-Heroes

-The Chance

-Crawling from hell

2 Comments

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.