Gonoreas + Burning Witches: Krater, 9/10/18

A pesar de ser día laborable, el público de Puertollano respondió con su presencia a la llamada heavymetalera que nos propusieron desde el Krater, y es que dicha propuesta tenía mucho gancho: dos emergentes bandas suizas de las cuales, aunque de similar estilo musical, bebiendo ambas del heavy metal clásico, una enarbolaba la bandera del heavy ochentero más castizo (Burning Witches) con evidentes guiños a grupos como Warlock o Saxon, y la otra (Gonoreas) ahondaba en la vertiente más cañera del género, mostrando evidentes similitudes con Iced Earth, Nevermore o Metal Church.

GONOREAS

Para ponernos en situación: si metes en un caldero los típicos riffs de Jon Schaffer (Iced Earth) con las melodías vocales Maiden de Bruce Dickinson y le añades la contundencia de Nevermore, tras remover un rato a fuego lento obtienes esencia de Gonoreas.

El escenario del Krater lucía como en las grandes ocasiones, revestido por varios telones (posteriores, laterales y frontal), y la sala presentaba media entrada larga cuando Stefan Hösli (batería), Pat Rafaniello (bajo), Damir Eskic (guitarra) y el recién llegado al seno del combo suizo Jonas Ambuhl (sustituyendo a Leandro Pacheco) tomaron posiciones mientras sonaba una hipnotizante intro que desembocó en “Kursk”, tema que abre su disco del 2013 “The mask of shame” y que cuenta la trágica historia del submarino ruso que se hundió para siempre en las profundidades del Mar de Barents con 118 tripulantes a bordo en el año 2000, y que, musicalmente, se basa en una pesada base rítmica (muy Metal Church de los años ´90) sobre la que se permite toda clase de licencias Damir, dejando ya claro en los pródromos del concierto lo buen guitarrista que es, con mucha clase, gran técnica y virtuosismo.

Continuaron con el tema que da título a su álbum del 2015, “Destructive Ways” con una conseguida melodía vocal muy Maiden que Jonas defendió a las mil maravillas.

 

Es de ley comentar que el sonido durante toda la noche fue buenísimo (caballo de batalla de esta sala, ya que no siempre es así), permitiéndonos apreciar y disfrutar de la valía de estos musicazos que son los Gonoreas. Así, por ejemplo, en la cañera “Breakout” Stefan se salió literalmente al doble bombo, y en “Viking” (con ese deje Nevermore que me encantó) fue Damir Eskic el que nos dejó constantes destellos de calidad con su guitarra, detalles que culminaron en un alucinante solo.

“When nobody asked” se convirtió en toda una lección de cómo ejecutar metal clásico a lo Steel Prophet; y es que las alusiones a la escuela Maiden eran continuas e innegables en los temas de los helvéticos, con todo el público puños en alto y dando palmas al son que nos marcaba Jonas, que se reveló como un carismático y muy simpático frontman, interactuando constantemente con el respetable.

Con “Core of love” (“Plead not guilty”, 2007) llegó el momento del tema más largo y épico del show, con ese comienzo lento que estalla en un potente ritmo que le da a la canción una cadencia muy Nevermore, con Jonas emulando al desaparecido Warrell Dane.

El trepidante inicio de guitarra que enlaza con uno de los riffs más acelerados de los suizos hacen de “Bang your head” un corte ideal para cerrar un bolo (con mención aparte para la tremenda cabalgada que se marcó Stefan tras su kit de batería), pero ante la insistencia del público y tras deliberar los componentes del grupo en una esquina del escenario, aún cayó otro tema a modo de bis; y así, a “The mask of shame” le correspondió el honor de cerrar un gran concierto de Gonoreas, a los que se les vio sinceramente agradecidos por la respuesta del público, y es que, a base de simpatía, actitud y calidad musical, se metieron al público en el bolsillo.

Al acercarme a Damir para darle la enhorabuena por el show y comentarle lo que me habían recordado por momentos a Iced Earth y Nevermore me dijo que es gran fan de ambos grupos y que aún recuerda la gira conjunta que dichos grupos hicieron hace años como uno de los conciertos que le marcaron. La verdad es que se le nota dicha influencia y le saben sacar partido de forma muy personal y original.

Lo que sí que me descolocó un poco es que no tocaran ninguna canción de su nuevo disco “Minotaur”: Si eso significa que piensan volver a España en un futuro cercano para presentarlo como se merece, en una gira propia, que cuenten con mi presencia porque allí estaré el primero.

SET LIST GONOREAS

-Kursk

-Destructive Ways

-Breakout

-Viking

-When nobody asked

-Core of love

-Breaking the chains

– Bang your head

-The mask of shame

BURNING WITCHES

Llegaba el teórico plato fuerte de la velada que tenían la difícil tarea de salir a tocar tras la descarga de Gonoreas, que habían dejado el listón muy alto.

Cuando las chicas de Brugg (norte de Suiza, en la parte germanoaustriaca) cruzaron la sala hasta el escenario, el Krater fue un clamor. Yo ya las había visto hace diez meses en la sala Nana de Ciudad Real, en un concierto que recuerdo muy intenso pero muy corto. Ahora, a punto de sacar su segundo disco de estudio que lleva por título “Hexenhammer”, suponía que sería un show mucho más largo y con diametralmente opuesta selección de canciones. Craso error por mi parte; al igual que hace diez meses, fue un show corto (alrededor de una hora de duración) basado de nuevo en su primer álbum excepto dos versiones y dos temas nuevos.

 

Arrancaron con “Metal Dreams” y “We eat your children” (al igual que hicieron en Nana) dejando constatar el grado de compenetración que han conseguido a base de girar por toda Europa, con constantes guiños de complicidad y buen rollo entre ellas, y con una fabulosa frontwoman como es Seraina Telli, la nueva Doro Pesch; y no sería descabellado decir que Burning Witches  están llamadas a ser los nuevos Warlock (de hecho se llaman así por el primer disco de los teutones de allá por el año 1984 “Burning the Witches”).

El sonido seguía siendo buenísimo y las suizas lo supieron aprovechar para hacernos llegar en toda su intensidad temazos como “Creator of Hell” (eso sí, con una manida coreografía más bien ñoña) o la preciosa balada “Save Me” fenomenalmente interpretada por Seraina que por un momento dejó de lado su agresividad y me recordó más que en ningún otro momento a Doro.

Sonia Nusselder, la nueva guitarrista, se me antoja el complemento perfecto de la fundadora Romana Kalkuhl para formar una dupla de hachas muy efectivas a las seis cuerdas, aunque no muy virtuosas, todo sea dicho; pero más que suficiente para darle ese empaque (junto a Jay Grob al bajo y Lala Frischknecht a la batería) tan “heavy” a canciones como “Black Widow” (primer corte de su disco debut del año pasado).

La testimonial presencia de su nuevo trabajo de estudio en el set list corrió a cargo de “Open your mind” y “Executed” que nos dan una idea precisa de que los derroteros por los que se moverá “Hexenhammer” son los ya consabidos de su anterior álbum y es que, si algo funciona, ¿por qué romperlo?.

El “Jawbreaker” de Judas Priest, en el que me dio la impresión  que Seraina no exprimió al máximo su portentosa voz; y el “Holy Diver” del gran Dio (con todo el Krater acompañándolo con el mítico signo de los cuernos en nuestras manos en alto) nos encaminaron hacia el final del bolo con, como no podía ser de otra forma, “Burning Witches”, con la sala en pleno saltando y disfrutando del momentazo.

Para el bis, sorprendentemente, al igual que hicieran en enero de este mismo año en Ciudad Real, volvieron a tocar “We eat your children”; muy buen tema, muy coreable y que incita al headbanging, pero …. ¿Era necesario repetir una canción en los bises y dejarse a cambio en el tintero , por ejemplo, “The Deathlist”, uno de los cortes más cañeros y enérgicos de su debut, ideal para finalizar un concierto por todo lo alto?. En fin. Ellas sabrán por qué lo hacen.

De todas formas, buen show, transmitiendo un buen rollo increíble, gran puesta en escena y una actitud agresiva y “heavy”  que se tornó en simpatía y amabilidad con todos sus fans una vez se bajaron del escenario. Les auguro un gran futuro.

Y esto es lo que dio de sí esta noche de heavy metal suizo en el Krater Rock de Puertollano; y que me deja una reflexión que aquí traslado: Gonoreas es un grupo con más de 20 años de trayectoria, con seis buenos discos (sobre todo los tres últimos) y numerosos Eps editados a sus espaldas … y venían teloneando a Burning Witches, mucho más noveles y con problemas para confeccionar un set list de hora y media (como cabezas de cartel que eran) sin recurrir a repetir canciones. 

Gonoreas + Burning Witches. Yo lo tengo claro: me quedo con los primeros.

SET LIST BURNING WITCHES

-Metal Demons

-We eat your children

-Creator of Hell

-Bloody Rose

-Save me

-Black Widow

-Open your mind

-Jawbreaker (Judas Priest cover)

-Executed

-Holy Diver (Dio cover)

-Burning Witches

-We eat your children (again)

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.