Jolly Joker: Sala Krater (23/11/18)

Cuando hablas por la tarde con el cantante de un grupo que actúa esa noche y te dice que se van a dejar la piel sobre el escenario, haya la gente que haya, sabes que vas a ver un gran concierto, y pudimos comprobarlo nada mas saltar Jolly Joker al escenario de la sala Krater de Puertollano.

Nos encontramos con grupo lleno de energía, tablas y mucha actitud.

Desde el primer minuto nos ofrecieron una sesión de Hard rock y Sleazy que difícilmente olvidaremos los que asistimos al concierto.

Comenzaron de forma trepidante y con mucha fuerza y energía con I’m rock and roll, de su último disco (Never say forever) y gozaron de uno de los mejores sonidos que hemos escuchado en la sala Krater.

Enseguida pudimos comprobar que Jolly Joker son una maquina muy bien engrasada, con un montón de conciertos a sus espaldas y especialmente en este 2018, en el que, como me comentaba su cantante Lazy Lane, han dado un montón de conciertos por toda España e Inglaterra y eso se nota.

Tienen mucho desparpajo, Lazy es un frontman en toda regla y con una voz que me resulta como una mezcla entre Sebastian Bach y Vince Neil, Yannick, que actualmente es el único guitarrista de la banda, en directo hace un trabajo impecable, haciendo muy buenos solos y mostrándose muy activo, Luke al bajo, tocando muy bien también y Alex, a la batería, que suena como una locomotora tras un año ya en la banda.

Sin a penas pausa entre tema y tema, iban tocando canciones de sus tres discos, trallazos como Hey you, donde Lazy interactuó con el público en el estribillo, igual que hizo en muchas otras, Perfect life, con su ritmo “Acedeciano”, Nasty Habbits, o el potente trallazo de Hard Rock que es Fuck it all, hasta llegar a la mitad del concierto con la balada God’s Kidding, tema muy en la onda de las baladas de Skid Row y primer tema con el que pudimos respirar tras la frenética primera mitad de su actuación.

Durante la segunda mitad se mantuvo la intensidad con temas como la rápida y enérgica Stay Behind, la Hard Rockera y con gancho Hey Babe o Believe, un single en toda regla, melódico y muy guapo.

El público se lo estaba pasando en grande y ellos lo notaban, el griterío entre tema era bastante notable.

Para la traca final nos regalaron tres pelotazos como son, Rockin’ in stereo, super divertida y muy pegadiza, no menos divertido es Dressed to kill, el tema mas rock and rollero de su primer disco, recordándonos a los Poison de los buenos tiempos y una versión del Youth gone wild de Skid Row, que puso a toda la sala patas arriba y es que se nota que los Skid son uno de los más claros referentes de esta pedazo de banda valenciana.

El setlist elegido estuvo muy compensado entre los tres discos, tocando hasta seis temas de su fantástica última obra.

Fue un concierto un pelín corto pero muy intenso, nadie debería perdérselos en directo por nada, ya que hay pocas bandas como ellos y con las que te lo pases tan bien.

Además, después del bolo pudimos comprobar lo cercanos que son con el público y tuve el placer de compartir un buen rato de charla bastante interesante con Lazy, que me cayó de Pm.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.