Rock The Coast: 14/6/2019 2ª parte

TARJA 

(Rafa)

Hace unos cuantos años que la finlandesa Tarja Turunen vive en la costa del sol de Málaga, por lo que tenía la ventaja de que cantaba y jugaba en casa.

Sin ningún tipo de retraso aparecía en el escenario principal con una imagen muy rockera, totalmente enfundada de cuero negro y grandes tacones, y todo hay que decirlo le quedaba muy bien. Muy sonriente y alegre en todo momento y algo sorprendida por la gran afluencia de gente que había, hubo momentos en los que se dirigió al público en perfecto castellano para decirles que lindo verles y que vivía muy cerca de allí.

Acompañada de una banda a gran altura, en la que destacaba y llamaba la atención el violonchelo de Max Lilja (ex-Apocalyptica), arrancaban con “No bitter end”, para continuar con “500 letters” y “Demons in you” de “The Shadow self”, su ultimo lanzamiento hasta la fecha, del que tampoco faltó  “Undertaker”
Al principio la calidad de sonido no fue muy buena, cosa que empañó un poco su actuación, aunque luego fue mejorando poco a poco durante el transcurso del concierto.
Muy dinámica y con muchas ganas de agradar y de gustar a los presentes, no paró de moverse con estilo y elegancia por el escenario y de animar con gran actitud en todo momento.
No faltaron temas ya habituales de su carrera en solitario como “Victim of ritual”, “Innocence” o “Until my last breath”, dejándonos alguna que otra sorpresa como el “Dead Promises” de su próximo nuevo disco “In the raw” con un sonido muchisimo mas heavy y metálico, y la excelente versión algo diferente de la original del “Over the hills and far away” del malogrado Gary Moore que ya hacía con su banda madre “Nightwish”, y que fue el momento mas álgido de su descarga quizás por ser el tema más conocido para el gran público, terminando muy correctamente con “Until my last breath” de su disco “What lies Beneath”.

Tarja es una excelente cantante con una grandísima voz y un registro muy variado, que ofreció un buen concierto que gustó y encandiló a sus fans, decantándose hacia el lado mas heavy y rockero que por el lírico y operístico sorprendiendo a los que aún no la conocían, pero que no terminó de convencer y de gustar del todo a los que conocemos su trayectoria, ya que con algunos altibajos en su carrera no termina de definir su estilo.

UFO

(Rafa)

Tras la inesperada y repentina muerte de un infarto al corazón del que fuera teclista y guitarra ritmica de la formación clásica de UFO, Paul Raymond, y en el comienzo de la gira de despedida del 50 aniversario de la banda, todo nos hacia presagiar que tendrían que cancelar algunos de los conciertos y festivales que tenian previstos realizar en el futuro (incluido éste grandísimo “Rock the coast” que nos ocupa) hasta encontrar al sustituto adecuado que pudiera reemplazar ésta lamentable perdida. Pero nada mas lejos de la realidad, supieron sobreponerse ante tan durísimo golpe y actuar rápidamente, encontrándolo en la persona de Neil Carter, un amigo y viejo conocido de la banda, el cuál ya estuvo con ellos en los años 1980-83, grabando los discos “The wild, the willing and the innocent”, “Mechanix” y “Making contact”.

En el escenario principal 2, a las 20:30 de la tarde, con un Phil Mogg al frente, preguntándo, – “Rock the Coast, ¿estáis jodidamente preparados?”, salía al escenario ésta mítica banda, arrancando con el tremendo y arrollador “Mother Mary”, que ya desde un principio nos dejaba una gran sonrisa reflejada en nuestras caras, haciéndonos recordar aquel maravilloso “Strangers in the night”, uno de los mejores directos que se han grabado en la historia del hard rock. Sin darnos tregua seguían con el riff cañero de “We belong to the night” del disco “Mechanix” de la época de Neil Carter, y el potente y más actual “Run boy run” de su último “A conspiracy of stars”.

Apenas sin descanso, donde se podía apreciar la complicidad y el buen rollo entre Phil Mogg y Vinnie Moore, volvían atrás en el tiempo con la rápida “Lights Out”, para seguidamente darnos una sorpresa con la inesperada “Venus” del disco de reunión “Walk on water” del ’95, con Michael Schenker y la formación clásica y continuar con la bonita “Only you can rock me” y “Cherry”, momento que aprovechaban para darnos un respiro y tranquilidad con la magnifica balada in crescendo de teclados omnipresentes y apoteósico final “Love to love”, seguida de la movida “Making moves” también de la era Neil Carter, y como recta final, no podían faltar la rockera y adictiva “Too hard to handle”, la siempre improvisada y extensa “Rock Bottom” donde un genial Vinnie Moore se lucía a gusto demostrando su gran habilidad a las seis cuerdas, para terminar ésta sobresaliente y gran actuación con ese famoso y conocido himno llamado “Doctor, doctor”.

Grandísimo concierto el que nos ofreció UFO, con toda la banda a gran altura, un Phil Mogg que a sus 71 años no pierde la voz y sigue cantando como nunca, el gran y virtuoso guitarrista que ha demostrado ser siempre Vinnie Moore supliendo con creces la ausencia de Michael Schenker, la gran pegada que aún sigue teniendo Andy Parker a la bateria y un excelente Neil Carter que a los teclados y guitarra rítmica, ha sabido adaptarse perfecta y rápidamente a la dinámica del grupo como si siempre hubiera estado ahí. Una pena que sea su gira de despedida, siempre les recordaremos y les echaremos de menos.

SCORPIONS

(Rafa)

Hace unos cuantos años que los incombustibles Scorpions anunciaban su gira de despedida y adiós de los escenarios, pero nada mas lejos de la realidad, siguen sacando discos y girando eternamente, dando conciertos y recitales allá donde les llamen. En los últimos años han visitado continuamente nuestro país en distintos festivales y lugares de la geografía española, ésta vez era el turno de este grandísimo y nuevo “Rock the coast”, que dado su gran éxito tendrá continuidad el año que viene.

Era el plato fuerte del día y me atrevería a decir que fue el momento en el que más afluencia de público hubo en éste comienzo de festival, con un recinto abarrotado de gente.
Se acercaban las 10 de la noche, cuando en la pantalla del escenario principal bajo una intro del “crazy world tour”, se proyectaban unas imágenes de un helicóptero sobrevolando una gran ciudad, cuando de repente se descolgaban de él unas figuras humanas, y sorpresivamente los Scorpions hacían su gran aparición estelar, atacando con “Going out with a bang” de su ultimo lanzamiento “Return to forever”, el ruido y el ambiente era ensordecedor donde el público que los veía por primera vez se frotaba los ojos viviendo este momento de júbilo y alegría ante tan sorpresivo comienzo.

Viajaban atrás en el tiempo a los discos de “Lovedrive” y “Animal magnetism” con la hardrockera  “Make it real”, bajando un poco el ritmo con “Is there anybody there?”, y después continuar con la machacona “The Zoo” y ese clásico e inolvidable solo de “talk box” por parte de Mathias Jabs. Con la instrumental “Coast to coast” hacían un guiño al nombre de este festival, donde veíamos a un Rudolf Schenker que no paraba de moverse y a Klaus Meine que también se unía al resto del grupo con una guitarra ritmica. Seguían viajando mas atrás en el tiempo y nos dejaban el meddley “Top of the bill/Steamrock fever/Speeding’s coming/Catch your train” de la época de Uli Jon Roth, para volver a la actualidad con la comercial y mas moderna “We built this house” de su último disco, y la instrumental “Delicate dance” donde  Mathias Jabs cobraba protagonismo junto con su técnico de guitarra Ingo Powitzer, que también fue invitado a salir a tocar e interpretar éste tema en el escenario.
Llegaba el ecuador del concierto y el momento mas pausado de la noche, con las maravillosas y preciosas baladas e imperecederas en el tiempo, “Send me an angel” y “Wind of change”, donde se pudo apreciar a un Klaus Meine mucho más parado y menos gesticulador de lo habitual.
Pasados estos compases de tranquilidad volvían a la carga con la potencia y la intensidad unidas al unísono, de “Bad boys running wild” junto a “I’m leaving you” y “Tease me please me” para dar paso y dejar solo, al ex-Motorhead Mikkey Dee, omnipresente durante todo el concierto y aporreando con gran energía y sin piedad continuamente su instrumento, encumbrandose a lo mas alto del escenario con la plataforma elevadora durante su gran solo de batería, donde a cada golpe que daba, iban apareciendo imágenes de los discos clásicos de los Scorpions.

Una vez todos de vuelta sobre el escenario volvían a darnos caña y atacarnos con “Blackout”, el tema mas heavy de la noche, seguido del festivo “Big city nights”, para llegar a los grandes bises de la noche con la balada por excelencia y antonomasia “Still loving you” siempre inolvidable, y el rockero “Rock you like a hurricane” que mueve montañas.

Un excelente concierto que no defraudó a nadie, con una audiencia que ayudó a hacerlo, donde continuamente se fueron proyectando imágenes y vídeos sobre las pantallas y totalidad del escenario dando una mayor sensación de amplitud y grandilocuencia al evento, donde los Scorpions una vez más actuaron con gran profesionalidad, pero donde se les pudo apreciar algo más estáticos y con un poco menos de energía que de costumbre, en especial a Klaus Meine, gustando más a los que nunca los habían visto en directo y los veían por primera vez, que a los que lo habían hecho en veces anteriores.

EUROPE

(Luis)

Me encanta el thrash metal, soy un fanático de Pantera y el concierto que más disfruté de todo el festival fue Dark Tranquility… entonces… ¿Qué hago escribiendo una crónica de Europe?: le he pedido a mi colega Rafa Abad que me deje hacerla a mí por una sencilla razón: ¡¡¡porque me encantaron!!!

Considero que el superéxito de “The final countdown”, a pesar de hacerles famosos y millonarios, fue un lastre para ellos a la hora de conseguir ser respetados y valorados por parte de muchos fans del metal que les encasillaron como una banda “moña”: si eras seguidor del metal estaba mal visto decir que te gustaba Europe. Pues bien, estos señores suecos demostraron en el Rock the Coast que saben rockear con una contundencia y elegancia a la vez que ya quisieran muchos, y que están en un momento de forma excelente.

A lo largo de hora y cuarto, Europe dio un señor concierto repasando todas sus épocas y, si bien su disco estrella (el mencionado “The final countdown”) siempre ocupará un puesto relevante a la hora de confeccionar los escandinavos sus set list incluyendo infaltables como “Rock the night” (que cayó muy al comienzo del show, mucho antes de lo que yo esperaba), la preciosa “Carrie” o esa traca final del show que fue “Cherokee” y la propia “Final Countdown”; los temas más actuales no desmerecieron en absoluto ni supuso bajón de intensidad alguno respecto a sus clásicos. Además, se les veía especialmente cómodos interpretando estas canciones de nueva factura, como “Walk the Earth” (que da título a su último disco y sirvió de pistoletazo de salida en su actuación de hoy), “The beast” (una de mis favoritas)  o los temas elegidos para la ocasión de su penúltimo álbum (“War of Kings” y “Hole in my pocket”).

La verdad es que vi a Europe muy a gusto en este Rock the Coast malagueño: gozando de gran sonido, el mar a su espalda y ante ellos un recinto abarrotado para verles en directo (no hubo desbandada de público tras Scorpions) que culminaba en un perfectamente iluminado castillo de Sohail. Viendo todo esto desde la perspectiva que da el escenario comprendo que lo disfrutaran tanto y transmitieran ese evidente buen rollo.

Además, Joey Tempest cantó de lujo (qué bien está envejeciendo este hombre vocalmente hablando y como ha sabido ir adaptando su tonalidad a lo largo de los años, no dando impresión de sufrir en ninguna de las muchas canciones exigentes que tienen) perfectamente secundado por la guitarra del gran John Norum (qué elegancia y calidad transmite en cada acorde y en cada solo). Y qué decir de esa pareja que conforman el motor de la banda: John Levén (bajo) y Ian Haugland (batería) se conocen desde hace más de 30 años y eso se nota: la maquinaria Europe suena milimétricamente ensamblada.

Encaminándonos ya hacia el final del concierto, con la gente ya comiendo de la mano de ese magnífico frontman que es Mr. Joey Tempest, nos dieron una agradable sorpresa al rescatar “Dance the night away”, el tema que cerraba su ya lejano en el tiempo “Wings of tomorrow” (1984), así como incluir ese guiño a Whitesnake en forma de “Here I go again” dentro de su canción “Superstitious”.

Fue realmente un show para disfrutarlo sin complejos, 75 minutos que se hicieron cortos (eso siempre es buena señal cuando acecha la madrugada y el cansancio) y que culminaron cuando Mic Michaeli nos lanzó desde su teclado esa manida melodía que anunciaba que “The final countdown” había llegado. Caras de satisfacción tanto arriba como abajo del escenario para un fantástico fin de fiesta rockera.

Grandes Europe …  y fuera prejuicios!

Al día siguiente tenían boda en Sevilla, pero me da que disfrutaron más tocando para nosotros 😉

CARCASS

(Rafa)

Después del recital que nos dejaron Europe, le pese a quien le pese, mientras en el escenario principal contiguo sonaba la intro de inicio del concierto de Carcass, la gente empezó a irse y a abandonar el recinto. Con las fuerzas casi agotadas despues de un día tan intenso, el público que aún nos manteníamos en pie y nos quedamos para verlos todavía era apreciable y no estuvo mal.

Nada más empezar se produjo un problema técnico que hizo retrasar un tiempo el comienzo de este concierto. Una vez solucionado, llegó la tralla y la brutalidad a las tablas del escenario, desplegando su mezcla de grindcore y death metal melódico.
Con Jeff Walker a la voz y al bajo y Billy Steer a la guitarra como miembros fundadores de la formación original, y los nuevos Ben Ash a la guitarra y Daniel Wilding a la batería, arrancaban esta descarga con el potentísimo “316L Grade surgical steel” de su último lanzamiento hasta la fecha del 2013 “Surgical Steel”, del que también nos dejaban y nos volaban la cabeza con “Cadaver pouch conveyor system”,  “Captive post pistol” o “Until for human comsuption”, entremezclados con otros temas del pasado como “Buried dreams”, “Death Certificate” y “This mortal coil” del aclamado y pionero disco del death metal melodico “Heartwork”. Las guitarras sonaron atronadoras en todo momento, donde tampoco faltaron otros clásicos de sonido crudo e intenso como “Reek of putrefaction” y “Exhume to consume” del visceral “Symphonies of Sickness” junto con otros donde se mezclaba técnica y agresividad a partes iguales tales como “Corporal jigsory quandary” y “Incarnated solved abused”.

En medio de esa atmósfera oscura que se habia creado en el ambiente y entre medias de los que hacían headbanging, hubo algunos valientes que se aventuraron con los mosh y los circle pit.
Los temas menos brutales, accesibles y melódicos que nos dejaron fueron “Blackstar” y “Keep on rotting in the free world” del fantástico “Swansong”, último disco que sacaron antes de su separación.
Como no podía ser de otra manera cerraron está gran descarga de pura caña y adrenalina con un meddley del “Ruptured in purulence” y el “Heartwork”.

Un concierto arrollador que nos dejó exhaustos y que terminó por acabar y quitarnos la poca energía que aún nos quedada.

 

1 Comment

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.